En este momento estás viendo ¿Qué son los aislantes térmicos en construcción?

¿Qué son los aislantes térmicos en construcción?

Los aislantes térmicos son materiales muy socorridos en la construcción. Estos productos permiten que los resultados al terminar de edificar una casa, por ejemplo, sean inmejorables. No obstante, no existe un solo tipo de aislante y las aplicaciones pueden ser distintas en cada caso. Por ello, es necesario saber lo que ofrece cada uno y cuáles son las características en las que destacan.

¿Qué son los aislantes térmicos?

Jaesso Construcciones: aislante térmico lana de roca

Los aislantes térmicos son materiales que se caracterizan por presentar una alta resistencia contra el frío y el calor. Cuando un hogar ha sido aislado con este tipo de elementos, se consigue mantener una temperatura adecuada en el interior, independientemente de que estemos en verano o en invierno. Esta es una excelente noticia, ya que incluso se puede obtener el certificado energético que se encarga de dar el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

No obstante, existen muchas más ventajas como el ahorro de energía. Los aislantes permiten disminuir el número de horas que la calefacción o el aire acondicionado están encendidos. Esto quiere decir que la factura se reducirá considerablemente. Ahora que la luz roza sus máximos, esta noticia es importante. El aislamiento se está convirtiendo en un recurso indispensable que toda empresa de construcción debe tener en cuenta, dada su utilidad.

Tipos de aislantes para empresas de construcción

Existen varios tipos de aislantes para empresa de construcción que es interesante abordar. Cada uno de ellos tiene sus ventajas y desventajas, aunque todos cumplen con la función para la que han sido confeccionados: aislar del frío y del calor. Además, muchos aislantes de este tipo tienen otra función que no se conoce tanto que es reducir el ruido del exterior.

Lana de roca, aislante de alto rendimiento

La lana de roca es uno de los aislantes en construcción que más se usan por su alto rendimiento. Ofrece un aislamiento térmico y acústico que durará años. Además, es importante saber que esta opción es resistente al fuego. Se suele aplicar en falsos techos, forjados o tabiques.

Fibra de vidrio, gran resistencia a la humedad

La fibra de vidrio es una alternativa natural compuesta por filamentos de vidrio que están unidos por una sustancia como es la resina. Este tipo de aislante presenta una gran resistencia a la humedad, por lo que es una opción idónea para paredes y reforzar los suelos. También es ignífugo.

Poliestireno expandido, un producto versátil

El origen de este aislante no es natural, sino sintético. A pesar de esto, se trata de un producto versátil, ya que actúa como aislante y para reducir densidades de los materiales en construcciones. Por este motivo, es bastante socorrido para las empresas para aislar fachadas y techos.

Jaesso Construcciones: aislante térmico espuma de poliuretano

Poliestireno extruido, apto para la impermeabilización

El poliestireno extruido es similar al anterior; sin embargo, este es adecuado para impermeabilizar construcciones. Se puede mojar sin ningún tipo de problema y es resistente al hielo. Por esta razón, es apto para cubiertas, tabiques, muros, etc.

Espuma de poliuretano, un aislante rígido

La espuma de poliuretano es un aislante rígido hecho de petróleo y azúcar. Lo más destacable es que tiene una gran adherencia a las superficies y apenas absorbe humedad. Se aplica muy fácil rellenando y sellando huecos, y para montar puertas y ventanas. Es una opción interesante.

Los aislantes térmicos son importantes para cualquier empresa de construcción y conocerlos permitirá elegir la mejor opción para el trabajo que se realice. Lo que sí debe quedar claro es que no se puede prescindir de estos aislantes hoy en día. Son fundamentales para que cualquier trabajo tenga un buen resultado y perdure a lo largo de los años.